Marcin CZEPELAK: El Holocausto. Un crimen que nadie quería conocer

El Holocausto. Un crimen que nadie quería conocer

Photo of Marcin CZEPELAK

Marcin CZEPELAK

Profesor de Derecho en la Universidad Jaguelónica, embajador de Polonia en los Países Bajos, involucrado en el diálogo polaco-judío en Holanda.

ver los textos de otros

Cuando en 1942 el gobierno polaco en el exilio pidió que se actuara para detener el exterminio, su voz fue recibida con un silencio punzante. Los artífices de los crímenes planeados en Wannsee seguían entonces ocultos tras un velo de silencio.

.Ocurrió hace 80 años. El 20 de enero de 1942, en un frío día de enero en la localidad de Wannsee, cerca de Berlín, bajo la dirección de Reinhard Heydrich, jefe de la Policía de Seguridad y del Servicio de Seguridad (SD) y jefe de la Oficina Principal de Seguridad del Reich se reunió un grupo de 15 representantes de las autoridades alemanas del Tercer Reich y altos funcionarios de las SS. El tema principal de esta reunión fue la coordinación de las acciones de la administración alemana en los territorios ocupados que debían conducir al exterminio de los judíos europeos. Las conversaciones no finalizaron con ninguna orden, con ninguna proclamación hecha a todo el mundo, pero sí con un acuerdo para endurecer y continuar la política de exterminio de los judíos europeos, que a partir de entonces iba a ser más sistemática, indiscriminada y eficaz. Sin embargo, el mundo no debía saberlo.

La asamblea diabólica

.La reunión realizada en Wannsee fue una asamblea diabólica. Desde el estallido de la guerra, en septiembre de 1939, los alemanes habían llevado a cabo la persecución de la población judía en los territorios conquistados, pero la agresión contra la Unión Soviética en junio de 1941 supuso una brutalización aún mayor y la aplicación indiscriminada de la política antijudía anterior. En agosto, los Destacamentos Operativos de la Policía y el Servicio de Seguridad masacraron a 24 000 judíos en Kamieniec Podolski; a finales de septiembre y principios de octubre fueron asesinados más de 30 000 judíos en Babi Jar, a las afueras de Kiev; y en las ejecuciones del 30 de noviembre y el 8 de diciembre fueron asesinados más de 30 000 judíos. Los judíos del gueto de Ryga. Al mismo tiempo, en otoño comenzó la construcción de las fábricas de la muerte: los campos de exterminio de Sobibór y Bełżec. Allí, entre otros lugares, los transportes de toda la Europa ocupada llevaban a judíos indefensos para ser asesinados en cámaras de gas. Sin embargo, todo fue ejecutado en un silencio ensordecedor.

La ayuda

.Tal y como se acordó en Wannsee, los responsables alemanes iniciaron la “solución final” con los territorios de la Polonia ocupada. En marzo de 1942 comenzó la operación “Reinhardt”, dirigida por orden de Himmler, por Odilo Globocnik, jefe de las SS en el Lublin ocupado. En noviembre de 1943 sus tropas habían asesinado a 2 millones de judíos.

En la Polonia ocupada por los alemanes no solo existía un movimiento de resistencia armada, sino también estructuras civiles y militares que formaban un auténtico “Estado Clandestino”, supeditado al Gobierno polaco en el exilio en Londres, que contaba con el reconocimiento internacional. En vista de la creciente persecución de la población judía ,las autoridades clandestinas polacas decidieron lanzar una campaña para ayudar a sus ciudadanos judíos. En septiembre de 1942 se creó el Comité Provisional de Ayuda a los Judíos, que el 4 de diciembre se transformó en el Consejo de Ayuda a los Judíos, financiado por el gobierno polaco en el exilio en Londres. Se trataba de la única organización clandestina en Europa dirigida conjuntamente por judíos y no judíos, que operaba dentro de las estructuras dirigidas por el gobierno en el exilio. Las opciones de los polacos eran limitadas, pero a pesar de ello intentaron encontrar refugio para sus conciudadanos judíos, presentar documentos falsos y proporcionarles alimentos, a pesar de que los ocupantes alemanes castigaban sin piedad estas acciones con pena de muerte.

La misión de Jan Karski

.Al mismo tiempo, el Estado Clandestino Polaco, además de ayudar a la población judía, tomó medidas para informar al mundo sobre el trágico destino de la población judía. En otoño de 1942, Jan Karski, mensajero del Estado Clandestino Polaco, llegó a Londres con sus informes sobre la situación de la población judía y su exterminio por parte de los ocupantes alemanes. Con objeto de obtener información fiable, Karski accedió en secreto al gueto de Varsovia y penetró, disfrazado de soldado alemán, en el campo de tránsito de Izbica. Así que disponía de información de primera mano. Sus anotaciones fueron entregadas en Londres a los gobiernos británico y estadounidense. Sin embargo, en ningún otro lugar no recibió mayor atención. Tan solo el “New York Times” del 25 de noviembre de 1942 publicó un breve artículo en la página 10 sobre el plan de Himmler de asesinar a 250 000 judíos polacos. Tanta atención y a la vez tan poca.

Por iniciativa de las autoridades polacas en el exilio, Karski viajó a Estados Unidos para dar testimonio allí de los crímenes que había presenciado. Incluso el 28 de julio de 1943 fue recibido por el presidente estadounidense Franklin Delano Roosevelt. Sin embargo, su relato fue recibido con incredulidad e indiferencia. También mantuvo otras muchas conversaciones, como con el juez del Tribunal Supremo Felix Frankfurter, el secretario de Estado de EE.UU. Cordell Hull, el jefe de la Agencia de Inteligencia Exterior de EE.UU. William Joseph Donovan, el arzobispo de Chicago Samuel Stritch y el influyente rabino Stepchen Wise. Las reacciones fueron similares: incredulidad ante el testimonio de Karski y ninguna voluntad de reaccionar. El mundo libre guardó silencio ante los crímenes del Holocausto.

Una nota de Raczyński

.Antes de que Jan Karski partiera hacia Estados Unidos, el gobierno polaco empleó el material que había traído consigo en las conversaciones con las autoridades británicas. El ministro de Asuntos Exteriores polaco, Edward Raczyński, transmitió información sobre la trágica situación de la población judía al ministro de Asuntos Exteriores británico, Anthony Eden, durante una reunión celebrada el 1 de diciembre de 1942. Raczyński propuso, además, la organización de una conferencia multilateral para difundir información sobre los crímenes cometidos. Ante la falta de respuesta británica, el gobierno polaco decidió dirigir una nota a los estados firmantes de la Declaración de las Naciones Unidas.

La nota, emitida el 10 de diciembre de 1942, contenía datos sobre la situación actual de los judíos en la Polonia ocupada y señalaba los crímenes alemanes. También incluía una lista de las acciones informativas y de protesta del gobierno polaco sobre el tema y apelaba a los países occidentales a que pusieran fin a estos crímenes. En sus párrafos finales, el Gobierno polaco pedía no solo la condena de los asesinatos y el castigo de los responsables, sino también la adopción de medidas para poner fin al uso de métodos de exterminio masivo.

 Las autoridades polacas, en un intento de dar a conocer los hechos del genocidio de judíos en el territorio de la Polonia ocupada (además de la presentación oficial de esta nota), decidieron también publicar un folleto especial de gran tirada en inglés y distribuirlo, entre otros canales, a través de las oficinas diplomáticas y consulares polacas. La publicación tenía por título “The Mass Extermination of Jews in German Occupied Poland” y actualmente está disponible en internet. [LINK]

El silencio

.Los informes de Jan Karski fueron confirmados en registros posteriores escritos por Witold Pilecki en 1943, quien, como voluntario, se dirigió al campo de Auschwitz-Birkenau para crear un movimiento de resistencia e informar sobre los crímenes allí cometidos. Se encontraron testimonios similares en los relatos de dos judíos fugados de Auschwitz: Rudolf Vrba y Alfred Wetzler, que lograron escapar en abril de 1944. Sin embargo, cuando en 1942 el gobierno polaco en el exilio pidió que se actuara para detener el exterminio, su voz fue recibida con un silencio punzante. Los artífices de los crímenes planeados en Wannsee seguían entonces ocultos tras un velo de silencio.

Marcin Czepelak

Texto publicado simultáneamente con la revista mensual de opinión Wszystko Co Najważniejsze [Lo Más Importante] en el marco del proyecto realizado con el Instituto de Memoria Nacional.

Material protegido por los derechos de autor. Queda prohibida su distribución salvo permiso explícito de la editorial. 05/02/2022