Prof. Benjamin VOGEL: ¿Qué pianos tocaba Fryderyk Chopin?

¿Qué pianos tocaba Fryderyk Chopin?

Photo of Prof. Benjamin VOGEL

Prof. Benjamin VOGEL

Profesor emérito de musicología, anteriormente en la Universidad de Varsovia, la Universidad de Lund (Suecia) y el Departamento de Educación Artística de la Universidad de Szczecin. Instrumentólogo, colaborador a largo plazo del Instituto Fryderyk Chopin.

Ryc. Fabien Clairefond

ver los textos de otros

El más valioso es el último instrumento de Chopin, que estaba en su apartamento cuando murió el dueño. Hoy es la exposición más valiosa del Museo Fryderyk Chopin en el Palacio Ostrogski, escribe el Prof. Benjamin VOGEL

¿El piano de Chopin, o sea…?

.Esta pregunta es extremadamente difícil de responder en unas pocas frases. El piano se hizo muy recientemente, hace unos 320 años. Durante los últimos siglos, ha evolucionado en términos de construcción y sonido a un ritmo bastante rápido, utilizando los logros de la tecnología y la tecnología de épocas particulares, hasta que en la segunda mitad del siglo XIX adquirió la forma, construcción y sonido conocidos. hoy. A modo de comparación, en uno de sus antepasados ​​se utilizaba en el mecanismo el clavicémbalo, entre otros, púas de plumas de ave y piel de animal (que servían para hacer púas que tiraban de las cuerdas), o cerdas de cerdo y huesos de ballena (actuando como resortes). El piano, „inventado” por Bartolomeo Cristofori en Florencia hacia 1700, fue inicialmente un clavicémbalo en el que, en lugar de pulsar las cuerdas, se utilizaban martillos para hacerlas vibrar al golpear. Por lo tanto, durante las siguientes décadas, se le denominó „clavicordio de martillo con la capacidad de tocar suave y fuerte”, es decir, piano y forte en el lenguaje musical. Solo después de varias décadas se reconoció como un nuevo instrumento y se le dio un nombre que reflejaba estas posibilidades dinámicas: piano-forte o forte-piano. De ahí piano en polaco y pianoforte en lenguas anglosajonas, ahora abreviado como piano.

Instrumento „para tocar suave y forte”

.Sin embargo, en la época de Chopin todavía era una herramienta musical poco avanzada y, en comparación con la versión actual, bastante anémica. Estos instrumentos ligeros y esbeltos (hablamos de los llamados pianos de ala, con un cofre situado horizontalmente en forma de ala de pájaro) no superaban los 240 cm de longitud, mientras que hoy en día superan incluso los 300 cm. Las cuerdas internas de latón y acero con bajo contenido de carbono („hierro”) tenían una tensión total de varias toneladas, lo que permitía la extracción de sonidos lo suficientemente fuertes en un salón burgués o incluso en un palacio más grande, pero en las salas de conciertos de hoy en día a menudo son apenas audibles. ¡La tensión total de las cuerdas de los pianos modernos oscila entre una docena y más de veinte toneladas! Las cuerdas de acero con alto contenido de carbono más fuertes, más gruesas y más numerosas requerían que el instrumento se reforzara gradualmente con soportes metálicos y, con el tiempo, marcos de hierro fundido para contrarrestar la fuerza de compresión de las cuerdas tensas. Las cuerdas más tensas y gruesas requerían martillos más grandes para golpearlas, además de mejorar toda la mecánica del martillo.

Probablemente no sea necesario enumerar más las diferencias entre los instrumentos utilizados por Chopin y los contemporáneos para visualizarlos. Recientemente, hemos venido volviendo a las interpretaciones históricas de la música de Chopin para poder redescubrir las posibilidades sonoras e interpretativas de los pianos de la primera mitad del siglo XIX, utilizando instrumentos antiguos y sus copias (lo que no significa tachar las interpretaciones de los pianos actuales). Antes de que Chopin dejara Polonia, tocaba principalmente instrumentos del centro cultural vienés, incluidos los construidos por fabricantes de pianos locales, como los de Varsovia (Fryderyk Buchholtz o Antoni Leszczyński). También conoció temporalmente instrumentos del centro cultural parisino (compañía Pleyel) o instrumentos ingleses (piano Broadwood traído por Maria Szymanowska en 1826). Durante su emigración parisina, valoró sobre todo los instrumentos Pleyel, cuya mecánica de percusión relativamente sencilla le recordaba (al tocar) los pianos conocidos y utilizados en la época anterior. También tocó en pianos Erard técnicamente más avanzados (incluida la acción de martillo), el entonces „Steinway europeo”.

Cyprian Kamil Norwid y el piano de Chopin

.No conocemos el instrumento original sobreviviente utilizado por Chopin en el período hasta 1830. Solo hay mensajes enigmáticos sobre este tema, como un relato de Michalina Glogerowa de 1825, que describe una modesta sala de „salón” en el apartamento de los Chopin en la universidad: „De otros solo recuerdo un piano muy largo, que Fryderyk, de 15 años, rara vez tocaba, tal vez porque, como creo hoy, sus padres pobres no podían permitirse un instrumento que era muy caro en aquel momento, adecuado por el genio del joven maestro”. Chopin probablemente también tuvo otro piano más modesto (probablemente el llamado piano de mesa, es decir, rectangular), en el que, como recordaron sus amigos del dormitorio de su padre, practicaba diligentemente todos los días. Cuando los Chopin (después de la promoción del amo de la casa) se mudaron a un apartamento más grande en Krakowskie Przedmieście, en 1828 Fryderyk le escribió a su amigo Tytus Woyciechowski: “Arriba ya hay una habitación que se supone que debe servirme para mi comodidad y escaleras que conducen a ella desde el vestidor. Ahí estoy yo para tener un piano viejo, un escritorio viejo, ahí va a haber un rincón de refugio para mí. Abajo, había un piano de cola construido por Fryderyk Buchholtz, inmortalizado en la acuarela de Antoni Kolberg de 1832, titulada El Salón de los Chopin en el Palacio Krasiński. Fue este instrumento el que fue destruido por los soldados rusos en represalia por el intento de asesinato del gobernador Berg, que fue inmortalizado por Cyprian Kamil Norwid en el conocido poema El piano de Chopin. Norwid (en el exilio en París) no fue testigo de esta desgracia nacional, sino que sólo su imaginación se elevó a los cielos en un éxtasis poético.

Fryderyk Chopin como bien nacional, culto y fetiche

.Chopin con su música es un tesoro nacional polaco, apreciado en todo el mundo. Los recuerdos de él, reales o no, a menudo se han convertido en objeto de culto nacional, una especie de fetiche. El lugar de nacimiento de Chopin en Żelazowa Wola, un vestigio de un edificio anexo del antiguo Palacio Skarbek, reconstruido varias veces y que cumple varias funciones (residencial, de almacenamiento e incluso un establo), es un fetiche. Lo mismo ocurre con los pianos que el compositor tocó o supuestamente tocó con su brillante mano. En el Museo de Instrumentos Musicales de Poznań se exhibe una sala especial dedicada al gran artista. En él se puede ver no solo un busto de Chopin, sino también su máscara mortuoria, un yeso de su mano y… un piano. Él iba a tocar en él para el p. Antoni Radziwiłł en el Palacio de Caza de Antonin durante sus estancias allí en 1827 y 1829.

Maria Mirska, conocida pianista e investigadora de la biografía tanto de Chopin como de Szymanowska, en su relato de su estancia en Antonin en 1935, relata con alegría el descubrimiento de este instrumento, cuando el entonces propietario del palacio, el gran- nieto del p. Antoni, ordenado Michał, p. Radziwiłł, en respuesta a su interrogatorio, ordenó „del almacén ubicado en el 3er piso (…) sacar el piano 'Chopiniano’, que supuestamente ha estado allí durante varias décadas”. Según consta en el inventario del Museo de Instrumentos, este piano fue encontrado después de la guerra en agosto de 1945 en Antonin por el V. Tomasz Zan de Ostrów Wielkopolski, y el 17 de enero de 1949 pasó a manos del museo. Incluso un examen superficial de esta valiosa reliquia muestra que está compuesta por partes de varios pianos diferentes, construidos antes de que naciera Chopin. Demasiado „imperfecto” no podría haber sido utilizado por Chopin durante su estancia en Antonin (1827 y 1829). Tampoco podría servir en tal función por mucho tiempo. Antoni Radziwiłł, un excelente violonchelista, guitarrista y cantante, e incluso compositor (incluida la música del Fausto de J.W. Goethe) o sus hijas, también pianistas competentes. Sin embargo, los visitantes tratan este instrumento como un recuerdo original del gran creador. Además, en el propio palacio de Antonin, los visitantes disfrutan de un piano construido en Varsovia alrededor de 1844, firmado por Fryderyk Buchholtz (fallecido en 1837), pero hecho en realidad por su hijo Julian. Este instrumento fue adquirido para la colección Antonini hace solo unas décadas. 

La disputa por el „verdadero piano de Chopin”

.Los instrumentos sobrevivientes utilizados por Chopin en su período parisino también están sujetos a diversas manipulaciones. Por ejemplo, en Mallorca, en la antigua cartuja de Valldemossa, donde Chopin, junto con su amigo, el escritor George Sand, y sus hijos pasaron el invierno a finales de 1838/1839, hay dos instituciones museísticas en competencia. Está regentado por dos familias locales, la mitad de las cuales pertenecen actualmente al monasterio. Hasta hace poco, cada uno de estos museos vendía entradas para su celda (multisala, n.º 4 y n.º 2), donde se suponía que se alojaban Chopin y Sand. En uno, también había un piano de producción local, en el que se suponía que el maestro crearía, antes de que llegara un instrumento de Pleyel, recientemente exhibido en el otro. Esta disputa terminó en un caso judicial de alto perfil, cuyo resultado se anunció a principios de 2011. Con base en la investigación de especialistas (basada, entre otros, en un dibujo del hijo de George Sand, que muestra la vista desde la ventana de la celda), se encontró que la celda original es la N.º 4. Además, un instrumentista especialista demostró que el piano exhibido en la competencia fue construido después de la muerte de Chopin. Afortunadamente, esto no provocó el colapso del museo con la Celda N.º 2, que tiene la colección más grande del mundo de recuerdos de Chopin y George Sand.

También en Polonia, hace unos años, los amantes de la música estaban intrigados por la historia de los pianos Pleyel, producidos con solo unos meses de diferencia en 1847, ahora en la colección del Museo de la Universidad Jagellónica. Ambos estaban asociados con Fryderyk Chopin. Él tocó uno de ellos durante su estancia en Escocia en 1848, y el otro lo seleccionó personalmente y lo probó en el almacén de la compañía para la princesa Katarzyna Potocka, apellido de soltera Branicki. Los instrumentos producidos en masa, como por ejemplo los automóviles, están marcados con números de serie, también en componentes individuales. En el caso de estos dos pianos, hace unos años resultó que los números de serie de los componentes no coinciden del todo con el número principal, disponible fuera de la caja (después de abrir su tapa). Los números dentro de un piano coincidían con el número principal del otro. Y por el contrario. Surgió la sospecha de que estos componentes se mezclaron por error durante el mantenimiento. Más alarmante fue la versión de que se intentó falsificar el instrumento original de Chopin (el de Escocia, el más valioso) ensamblándolo a partir de partes de una segunda copia. Solo una investigación más cercana demostró que alguien realmente intercambió conscientemente estos números principales entre sí y, por esto, su inconsistencia con la marca interna. Los números de serie del Pleyel están impresos en pintura negra sobre un respaldo de madera. El falsificador los lijó con papel de lija y luego estampó otros nuevos (al revés) con punzones de metal. Solo la comparación de estos números con los números originales de otros pianos Pleyel despertó sospechas razonables. Además, los tres (3) estampados a troquel utilizados en los números de serie falsificados tenían un corte incompatible con los tres utilizados en Francia (Ʒ), con un borde superior plano. Hasta el momento, se desconoce quién y por qué cometió este fraude. ¿Fue durante la guerra para evitar que los nazis se llevaran el instrumento? ¿O tal vez sacar el instrumento de la Cracovia de la posguerra? Todo esto probablemente sucedió en los años 40 y 50 del siglo pasado.

El último piano de Chopin – el más preciado

.Son más de una docena los instrumentos conocidos en el mundo relacionados directa o indirectamente con Chopin, incluidos instrumentos que el compositor, después de probarlos, seleccionó en la sala de exposición de la fábrica Pleyel para amigos y alumnos, como lo demuestra su firma en los libros de contabilidad (porque ¡fue recompensado con una comisión!), ya veces y en el instrumento mismo. Algunos de ellos se han conservado en Polonia. Aparte del mencionado anteriormente, el más valioso es el último instrumento de Chopin, que estaba en su apartamento en el momento de la muerte de su dueño. Comprado por la aristócrata escocesa Jane Stirling, alumna y admiradora del compositor, fue enviado por ella a Polonia en 1850 a Ludwika Jędrzejewiczowa, hermana de Fryderyk. De ahí la inscripción manuscrita en el interior con tinta: pour Luise. Sus herederos vendieron el instrumento al Museo Nacional de Varsovia en 1924. Después de la guerra, el museo entregó el instrumento a la Asociación Fryderyk Chopin y desde entonces ha sido la exposición más valiosa del Museo Fryderyk Chopin en el Palacio Ostrogski.

Benjamin Vogel

Material protegido por los derechos de autor. Queda prohibida su distribución salvo permiso explícito de la editorial. 27/06/2023