Prof. Piotr GLIŃSKI: El Estado polaco no cesará en la recuperación de los bienes culturales polacos

El Estado polaco no cesará en la recuperación de los bienes culturales polacos

Photo of Prof. Piotr GLIŃSKI

Prof. Piotr GLIŃSKI

Ministro de Cultura y Patrimonio Nacional.

Ryc.Fabien Clairefond

ver los textos de otros

El saqueo generalizado y deliberado de obras de arte polacas por parte de los ocupantes alemanes y soviéticos dejó una intensa sensación de pérdida en la cultura polaca. La base de datos de pérdidas de guerra, mantenida por el Ministerio de Cultura y Patrimonio Nacional de la República de Polonia, cuenta aproximadamente 66 000 objetos, que sustituyen a las 516 000 obras perdidas estimadas.

.Con el estallido de la Segunda Guerra Mundial, Alemania inició una campaña constante y deliberada para borrar a Polonia del mapa de Europa. La nación polaca debía ser privada de su élite intelectual, su identidad y su independencia. La destrucción y el saqueo no pasaron por alto la cultura polaca. La literatura, la música, el cine, el teatro, las artes plásticas… todos los ámbitos culturales sufrieron pérdidas irreparables que todavía se dejan sentir.

Polonia fue el país que más ciudadanos perdió como consecuencia de la Segunda Guerra Mundial en proporción a su población de antes de la guerra. Uno de cada seis ciudadanos polacos de antes de la guerra fue asesinado. Debe darse su justo valor a las pérdidas sufridas como resultado del exterminio de las élites – profesores, ingenieros, abogados, políticos, sacerdotes, estudiantes, gente del mundo de la cultura. Estas muertes frenaron la formación de nuevas élites intelectuales y artísticas durante muchos años y ralentizaron el desarrollo de la cultura polaca.

Solo hay un aspecto en el que el daño histórico causado por las acciones de las fuerzas de ocupación puede ser reparado, al menos parcialmente: los bienes culturales saqueados pero no destruidos que fueron sacados de Polonia aún pueden volver a Polonia.

Las pérdidas polacas en tiempos de guerra se encuentran repartidas por todo el mundo, tanto en colecciones públicas como privadas. Las generaciones posteriores suelen desconocer la historia y el origen de estos objetos. Muchas veces también desconocen el modo destructivo en que las autoridades de ocupación trataron el patrimonio cultural en territorio polaco. Las pérdidas de bienes culturales muebles en Polonia se estiman en más de 516 000, solo los museos se vieron privados de aproximadamente el 50% de sus colecciones, y las pérdidas de las bibliotecas se estiman en un 70% de su nivel de antes de la guerra. Sin embargo, estos datos son sin duda una subestimación, ya que la documentación de las colecciones y bibliotecas también solía ser requisada o destruida deliberadamente.

Desde los primeros días de la guerra, las colecciones de arte polacas fueron un campo de batalla por la esfera de influencia entre los representantes de las más altas autoridades del Tercer Reich: El Reichsführer-SS Heinrich Himmler, Hermann Göring, el comandante de la Luftwaffe, y Hans Frank, el Gobernador General en la Polonia ocupada. En los territorios occidentales de Polonia, que habían sido incorporados al Reich, existía una oficina creada por Göring – la Haupttreuhandstelle Ost, mientras que el Gobierno General creado a partir de los territorios ocupados era el campo de juego de un comando especial – el Einsatzkommando Paulsen, que operaba dentro de la estructura de la organización „Ahnenerbe” creada por Himmler, un plenipotenciario especial para el inventario y la salvaguarda de las obras de arte y los monumentos culturales – el Dr. Kajetan Mühlmann enviado a Cracovia por Göring, plenipotenciario especial de Hitler para la creación del Museo del Führer en Linz – el Dr. Hans Posse y, finalmente, el propio gobernador general Hans Frank, a quien no le gustaban las actividades de las demás unidades encargadas del saqueo de obras de arte.

Aunque los alemanes violaron a sabiendas la Convención de La Haya, intentaron dar al saqueo una apariencia de estado de derecho. Tanto en los territorios polacos incorporados al Tercer Reich como en el Gobierno General, se emitieron circulares y reglamentos que sancionaban la confiscación de obras de arte de colecciones privadas, eclesiásticas y también públicas. El saqueo de las colecciones públicas en el contexto de Europa Occidental fue un hecho sin precedentes y no tuvo lugar en otros países ocupados como los Países Bajos o Francia, por ejemplo. Las personas que participaron directamente no fueron elegidas al azar: eran historiadores titulados alemanes y austriacos, historiadores del arte y arqueólogos, empleados de museos, universidades e institutos de investigación.

Las acciones de las fuerzas de ocupación en el territorio polaco estaban guiadas por el pensamiento de Joseph Goebbels: „La nación polaca no es digna de ser llamada nación cultural”. La destrucción de la cultura polaca también se llevó a cabo depreciándola deliberadamente. Los alemanes argumentaban que el arte que se desarrollaba en los territorios polacos dependía del arte alemán o tenía poco valor artístico independiente. En la introducción del catálogo Sichergestellte Kunstwerke im Generalgouvernement, que resumía el trabajo del equipo de Mühlmann y contenía una descripción de más de 520 de las obras de arte más valiosas requisadas de las colecciones polacas, se puede leer: „Parece superfluo hablar del desarrollo independiente de la cultura polaca en épocas históricas. Existe una obra con características alemanas, aparecen obras holandesas o flamencas, que en su espíritu y carácter no expresan más que la esencia alemana y la fuerza de la cultura alemana”.

También el Dr. Hans Posse, que llegó a Polonia en noviembre de 1939 – director de la Gemäldegalerie de Dresde y plenipotenciario especial de Hitler para la construcción del museo del Führer en Linz – escribió con sorna: „En Cracovia y Varsovia pude visitar colecciones públicas y privadas, así como propiedades eclesiásticas. La inspección confirmó mi suposición de que, con la excepción de las obras de arte del más alto nivel que ya conocemos en Alemania, a saber, el retablo de Veit Stoss y los cuadros de altar de Hans Süss de Kulmbach de la basílica de Santa María de Cracovia, de Rafael, de Leonardo y de Rembrandt de la colección Czartoryski y algunas piezas del Museo Nacional de Varsovia, no hay muchas piezas que amplíen la colección de pintura alemana”.

El institucionalizado y extenso saqueo alemán fue acompañado por actividades de confiscación no documentadas por parte de dignatarios alemanes y sus familias, que se llevaron obras de arte para la decoración de oficinas, cuarteles y pisos, por ejemplo. En 1944, la conciencia de la inminente derrota de Alemania y el desplazamiento del frente oriental trajeron consigo una nueva oleada de saqueos – robos comunes también realizados por soldados rasos. Así, además de la acción de saqueo planificada, muchas obras de arte de las colecciones del Museo Nacional de Varsovia y de otras colecciones polacas, incluso privadas, fueron saqueadas y transportadas al interior del Reich.

Alemania no fue el único país que destruyó y saqueó los bienes culturales polacos. En las zonas fronterizas del este de la República, que se incorporaron a la URSS, se confiscó la propiedad privada, las iglesias despojadas se convirtieron en almacenes y las obras de arte evacuadas a las zonas fronterizas desde el centro y el oeste de Polonia fueron confiscadas por el Ejército Rojo. La segunda etapa del saqueo soviético fue la ofensiva del frente oriental, seguida de las brigadas de trofeos. Compuestas por especialistas en diversos campos del arte, estas unidades debían ocuparse de compensar a la URSS por las pérdidas infligidas por los alemanes tras el estallido de la guerra germano-soviética. Sin embargo, pronto se vio que la compensación prevista se había convertido en el habitual y brutal saqueo, que tampoco pasó por alto los monumentos polacos. Los depósitos de obras de arte saqueadas establecidos por los alemanes fueron anexionados por los soviéticos. Algunos de estos objetos fueron devueltos más tarde, durante la época comunista, como regalos del „pueblo hermano soviético”, pero muchos aún descansan en los almacenes de los museos rusos.

El saqueo generalizado y deliberado de obras de arte polacas por parte de los ocupantes alemanes y soviéticos dejó una intensa sensación de pérdida en la cultura polaca. Una pérdida que, a pesar de haber transcurrido más de 80 años desde el estallido de la Segunda Guerra Mundial, continúa sintiéndose de forma dolorosa. La base de datos de pérdidas de guerra, mantenida por el Ministerio de Cultura y Patrimonio Nacional de la República de Polonia, cuenta aproximadamente 66 000 objetos, que sustituyen a las 516 000 obras perdidas estimadas. El Ministerio de Cultura polaco no ceja en su empeño de documentar, buscar y recuperar las obras de arte perdidas, continuando así la labor emprendida por los profesionales de los museos, archivistas o bibliotecarios polacos, que ya en septiembre de 1939 empezaron a enumerar las pérdidas de colecciones, archivos y fondos bibliográficos. El Ministerio de Cultura, a través de un programa especial, asigna cada año fondos económicos para realizar investigaciones sobre colecciones perdidas. Desde 2017, estas actividades han dado lugar a un enriquecimiento de la base de datos de pérdidas de guerra con casi 3000 entradas de objetos perdidos debido a la Segunda Guerra Mundial que no habían sido identificados anteriormente. La información contenida en la base de datos constituye la base para la búsqueda y posterior restitución de las obras de arte perdidas durante la guerra.

Las actividades de restitución llevadas a cabo por el Ministerio de Cultura y Patrimonio Nacional de la República de Polonia, así como los numerosos proyectos de información y educación llevados a cabo a lo largo de los años, contribuyen a sensibilizar sobre la cuestión de las pérdidas de guerra. El resultado tangible de estas actividades es una mayor información sobre el posible paradero de los objetos culturales buscados y los gestos de personas, aunque de forma aislada, que devuelven a sus colecciones de origen obras incautadas por sus antepasados. Esto es lo que hizo un ciudadano alemán al devolver un cuadro de Franciszek Mrażek titulado Na przypiecku , que había sido robado durante la Segunda Guerra Mundial por su abuelo, que estaba destinado como oficial de la Wehrmacht en el palacio de Spała. A finales de 2018, un lécito de figuras rojas, un antiguo recipiente robado por las autoridades nazis y devuelta por un propietario privado de Alemania, también pudo regresar a la colección del Museo Nacional de Varsovia. A su vez, el Kunstgewerbemuseum de Dresde ha devuelto al Museo del Palacio del Rey Jan III de Wilanów un escritorio y un armario de estilo chino, identificados como pérdidas polacas en tiempos de guerra como resultado de los estudios de procedencia realizados por los museólogos de Dresde.

Y aunque estos casos aislados son alentadores, hay que recordar que se trata de una gota en el océano de los bienes culturales saqueados, almacenados y a menudo ocultos en colecciones privadas. Tan solo un cambio de actitud de las autoridades junto con la modificación de la legislación de países como Alemania, donde las obras de arte robadas y sacadas de Polonia durante la Segunda Guerra Mundial siguen almacenadas, y también puestas a la venta, pueden hacer que los ciudadanos de estos países se vean obligados a devolver estos objetos a sus colecciones de origen.

.Recordemos, y denunciemos, que los casos de saqueo de bienes culturales no prescriben, no solo ética y moralmente, sino también en el ámbito del derecho internacional. Debido a la naturaleza especial de las obras de arte y a su valor inmaterial, la devolución de los objetos saqueados al lugar del que fueron robados es la forma más adecuada de reparación, independientemente de soluciones como la reparación, la digitalización o la realización de copias. La restitución es un proceso continuo e interminable, y el estado polaco nunca cejará en su empeño de alcanzarla. Al entrar en el nuevo ámbito de la restitución de bienes culturales, como son los recientes ejemplos de museos de Europa Occidental que devuelven a sus países de origen las posesiones coloniales saqueadas, recordemos que la restitución de las obras de arte saqueadas durante la Segunda Guerra Mundial sigue sin resolverse.

Prof. Piotr Gliński

Material protegido por los derechos de autor. Queda prohibida su distribución salvo permiso explícito de la editorial. 02/09/2022