Barry EICHENGREEN: Polonia al ritmo del Gangnam Style

Polonia al ritmo del Gangnam Style

Photo of Barry EICHENGREEN

Barry EICHENGREEN

Profesor de Economía en la Universidad de California, Berkeley, es antiguo asesor político del Fondo Monetario Internacional e investigador del Centre for Economic Policy Research. Es autor de numerosos libros, entre ellos "In Defense of Public Debt".

Ryc. Fabien CLAIREFOND

ver los textos de otros

.El desarrollo de la economía polaca ha sido un éxito infravalorado en el último cuarto de siglo, infravalorado al menos desde la perspectiva de mi país, Estados Unidos. En este caso, la historia completa la cuenta el nivel del PIB per cápita. En los albores de la década de 1990, al comienzo de la transformación económica, la renta media en Polonia (expresada según la paridad de poder adquisitivo) era apenas una cuarta parte de la media registrada en la Comunidad Europea. Tres décadas más tarde, en vísperas del estallido de la pandemia de COVID-19, el PIB per cápita polaco aumentó hasta llegar a ser de más de dos tercios de la media registrada en los países de la zona euro. Durante este período, la renta per cápita en Polonia (de nuevo en términos de paridad de poder adquisitivo) se triplicó. Fuera de la región de Asia Oriental, existen pocas economías que puedan presumir de tal logro.

Polonia ha alcanzado un progreso tan significativo gracias al desarrollo de una base productiva diversa y dinámica. La agricultura y los servicios desempeñaron ciertamente un papel importante, pero la principal forma en que Polonia logró su rápido crecimiento económico fue a través de la expansión y modernización del sector productivo, es decir, la parte de la economía donde el valor añadido por empleado es relativamente alto. La diversidad de subsectores productivos que operan en Polonia es realmente impresionante: desde alimentos y bebidas, piezas de automóvil, productos metálicos, caucho y plásticos, hasta productos químicos, maquinaria y dispositivos eléctricos.

Recientemente, la industria polaca ha comenzado a avanzar hacia la transformación digital y ecológica. En respuesta a la perturbación económica relacionada con la COVID‑19, las empresas redoblaron sus esfuerzos para implantar soluciones avanzadas de producción y tecnologías digitales. El país cuenta con un sector de tecnologías avanzadas cada vez más dinámico, con empresas de nueva creación, fondos de capital riesgo y laboratorios de I+D dirigidos por empresas como Intel y Samsung. Además, están apareciendo nuevas inversiones en tecnologías verdes, como los parques eólicos del Mar Báltico. En el marco del Pacto Verde Europeo, Polonia pretende diversificar gradualmente su producción energética, reduciendo el papel de la minería del carbón y de otros sectores y actividades que provocan elevadas emisiones.

Hasta ahora, todo ha ido en la dirección correcta. Sin embargo, la pregunta clave es: ¿y ahora qué? La experiencia de otros países de renta media sugiere que Polonia aún tiene un largo camino que recorrer en relación con su transformación ecológica y digital. A modo de comparación, vale la pena citar el ejemplo de Corea del Sur, que es una economía que se asemeja a Polonia en algunos aspectos importantes, como los niveles similares de PIB per cápita, los modestos recursos de materias primas, la dependencia de la exportación de la producción y la demografía. La experiencia de Corea del Sur sugiere que todavía hay mucho margen para una mayor expansión de la producción polaca: la proporción de la producción nacional en el PIB de Corea es el doble de la de Polonia.

Sin embargo, Polonia tendrá que cerrar esta brecha sin trasladar a los trabajadores al sector productivo, de hecho, la proporción de la población empleada en el sector productivo ya es mayor en Polonia que en Corea, sino aumentando la productividad laboral (es decir, el valor de la producción por trabajador). En la práctica, Polonia tendrá que ascender en la escala tecnológica hacia la fabricación de productos cada vez más sofisticados, siguiendo el ejemplo de Corea del Sur. Y aquí es donde comienzan los verdaderos retos.

Analicemos, por ejemplo, el ámbito de la investigación y el desarrollo. El gasto en I+D en Polonia, en proporción al PIB, es solo una cuarta parte del destinado a este objetivo en Corea del Sur. Por supuesto, Corea del Sur es en cierto modo un caso atípico en este sentido, un caso fuera de lo común, ya que se caracteriza por un nivel generalmente alto de investigación y desarrollo. Sin embargo, establece un estándar en este sentido de lo que es necesario si un determinado país se toma en serio el ascenso en la escala tecnológica. En este caso, el apoyo gubernamental a la investigación básica es esencial, pero también se necesitan incentivos fiscales más abundantes para las empresas a fin de impulsar la investigación aplicada. La iniciativa „Industria 4.0” del gobierno polaco y las subvenciones correspondientes son solo el comienzo de estas acciones.

Según la mayoría de las medidas utilizadas, Polonia se caracteriza por un nivel relativamente alto de capital humano. Pero para que se convierta en una verdadera potencia tecnológica, como lo ha hecho Corea del Sur, necesita hacer mucho más en el ámbito de la educación superior. A pesar de que Polonia es la vigésima economía del mundo en términos de PIB, según la clasificación del Times Higher Education, no hay ninguna institución polaca entre las 500 mejores universidades del mundo. En comparación, la Universidad Nacional de Seúl ocupa el puesto n.o 54 en la clasificación, y además de esta universidad, Corea del Sur tiene otras cuatro instituciones clasificadas entre las 200 primeras. Por supuesto, estas clasificaciones deben tomarse con precaución, pero indican la dirección prioritaria de la inversión. Es significativo que, en el curso de sus esfuerzos por desarrollar la energía eólica en el Mar Báltico, Polonia haya tenido que recurrir a la ayuda de la Universidad Técnica Danesa (que ocupa el puesto n.o 185 en la lista del Times Higher Education) por su experiencia en ingeniería de turbinas eólicas.

Por otro lado, Corea del Sur también ha ido más allá en cuanto a la diversificación geográfica de sus exportaciones. Aproximadamente el 80 % de las exportaciones polacas se dirigen a un solo mercado, el de los países de la Unión Europea. Menos del 5 % de las exportaciones polacas se dirigen a Estados Unidos, y solo el 1% de las exportaciones polacas van a China. En consecuencia, si la Unión Europea sufre un ligero „resfriado” económico, Polonia está amenazada de sufrir una seria „neumonía”. Mientras tanto, este riesgo se ha hecho más real, ya que, tras la invasión de Ucrania por Rusia, la Unión Europea se enfrenta a la perspectiva de unos costes energéticos aún más elevados y a una recesión económica.

El comercio de Corea del Sur está más diversificado: una cuarta parte de sus exportaciones se dirige a China, un 15 % a Estados Unidos y otro 5 % a Japón. Hay que admitir que el panorama completo resulta más complicado porque, en gran medida, las exportaciones coreanas a China son piezas ensambladas en este país, tras lo cual los productos finales se envían a otros mercados. Sin embargo, esto no cambia la afirmación básica de que Polonia exporta principalmente a la Unión Europea y Corea del Sur exporta a mercados de todo el mundo. Esto es una indicación importante de lo que debe hacer ahora Polonia, que es mover su actividad económica fuera de Europa.

Tanto Polonia como Corea del Sur se enfrentan a importantes retos demográficos y ambos países están experimentando un rápido envejecimiento de la población. Esto crea problemas para el crecimiento económico, ya que el dinero que podría gastarse en educación, investigación e inversión en infraestructuras tiene que desviarse para financiar las pensiones y el sistema sanitario. Además, como resultado de estos procesos, la proporción de la población que paga impuestos está disminuyendo, mientras que la proporción de habitantes que reciben prestaciones se incrementa. Sin embargo, hasta ahora Polonia ha podido mitigar los problemas resultantes mediante la inmigración y la contratación de trabajadores de Ucrania, Bielorrusia y otros países. (Al mismo tiempo, ha sido ciertamente menos hospitalario con los refugiados de otras zonas). Mientras tanto, Corea del Sur se caracteriza por tener una baja tolerancia a la inmigración, por lo que no puede reponer su mano de obra de esta manera y frenar el envejecimiento de su población.

Hay que añadir que la afluencia de inmigrantes tiene consecuencias que van más allá de frenar el proceso de envejecimiento de la población. Los inmigrantes son, por así decirlo, por definición, personas que asumen riesgos. También son una fuente de alto nivel de nuevas ideas. Donde yo vivo, que es en los alrededores de Silicon Valley en California, los inmigrantes traen consigo tanto el conocimiento en ingeniería como el espíritu empresarial. Un libro recientemente publicado sobre la llamada „mafia PayPal”, es decir, los fundadores de dos empresas emergentes que luego se convirtieron en PayPal, y que más tarde participaron en la fundación de decenas de otras empresas tecnológicas de éxito, recuerda que hasta nueve de los diez fundadores, incluidos Elon Musk y Peter Thiel, son inmigrantes.

.Ante la afluencia de refugiados procedentes de Ucrania, la tolerancia de Polonia hacia la inmigración se someterá a una importante prueba. La ola inicial de refugiados, muchos de los cuales ya tenían vínculos con Polonia, ha sido recibida con los brazos abiertos. Sin embargo, no es seguro que el próximo millón tenga la misma calurosa acogida. Sin embargo, su llegada no es solo un reto, sino también una oportunidad. Si Polonia quiere seguir ascendiendo en la escala económica y tecnológica, debería aprovechar al máximo las habilidades y la experiencia de estas personas, en lugar de cerrarles la puerta.

Barry Eichengreen

El texto se publicó en la revista mensual de opinión „Wszystko co najważniejsze” (Todo lo más importante) y en los medios de comunicación mundiales en el marco del proyecto „Opowiadamy Polskę światu” („Contamos Polonia al mundo”) realizado en colaboración con el Banco Nacional de Polonia y el Instituto de Memoria Nacional.

Material protegido por los derechos de autor. Queda prohibida su distribución salvo permiso explícito de la editorial. 05/05/2022