Abp Stanisław GĄDECKI: Juan Pablo II no evitó asuntos difíciles

TSF Jazz Radio

Juan Pablo II no evitó asuntos difíciles

Abp Stanisław GĄDECKI

Metropolitano Arzobispo de Poznań, Presidente de la Conferencia Episcopal Polaca, Vicepresidente del Consejo de Conferencias Episcopales Europeas (CCEE).

ver los textos de otros

Karol Wojtyła – St. Juan Pablo II, nació en el año marcado por la Batalla de Varsovia, gracias a la cual Polonia salvó a Europa del comunismo soviético. Vivió bajo la ocupación alemana y el régimen comunista en Polonia después de la Segunda Guerra Mundial. El encuentro con estos dos totalitarismos, uno alemán y otro ruso, así como la experiencia de ser trabajador, influyeron profundamente en su percepción del mundo.

Cuando se convirtió en el Papa “de un país lejano”, en esta frase, la distancia a la que se refería no era geográfica, sino indicaba que venía del mundo al otro lado del Telón de Acero. Nunca se resignó a la división de Europa. Subrayó el derecho de todas las naciones europeas a sumarse al proceso de unificación del continente. Esta idea a menudo encontró oposición. Como escribió en Centesimus Annus, entonces a mucha gente le pareció que el orden mundial establecido por la guerra mundial solo podría ser cambiado por otra guerra. Mientras tanto, Juan Pablo II eligió una estrategia completamente diferente para defender a Europa y la Iglesia en Europa Central y Oriental: una estrategia pastoral. Lanzó programas de Radio Vaticano en los idiomas de Europa Central y Oriental y versiones de L’Osservatore Romano en nuevos idiomas. Analizando las razones del fracaso de Occidente con el mundo del ateísmo comunista, señaló que Occidente no carece de expertos, sino de personas con experiencia y libres de complejos marxistas. “Todo el Oeste está cargado de complejos, múltiples complejos. En cierto sentido, está ideológicamente desmontado” (Częstochowa-Jasna Góra, 5 de junio del 1979). La primera peregrinación de Juan Pablo II a su tierra natal fue un impulso para el levantamiento de los trabajadores en 1980 y el establecimiento del Sindicato Autónomo Independiente “Solidaridad”. El Papa apoyó, espiritual e intelectualmente, a la oposición anticomunista en Europa Central y Oriental publicando, entre otras cosas, encíclicas sobre la teología y espiritualidad del trabajo humano o enseñando sobre la ética de la solidaridad. El precio que pagó por entablar este diálogo con el mundo de la clase trabajadora incluyó el intento de asesinarlo. Parece que San Juan Pablo II merece ser contado entre los Papas que ahora tradicionalmente son llamados “Grandes”.

El Papa también fue un incansable defensor del derecho a la vida desde la concepción hasta la muerte natural. Nos dejó un gran manifiesto provida: La Encíclica Evangelium Vitae. También dejó reflexiones personales sobre el final de la vida en su Carta a las personas mayores. Llamó la atención sobre el cambio dramático que está ocurriendo en la civilización occidental. En el pasado, existía un gran respeto por los ancianos. Hoy, “el concepto de eutanasia ha ido perdiendo en estos años para muchas personas aquellas connotaciones de horror que suscita naturalmente en quienes son sensibles al respeto de la vida” (n. 9). Entonces, en los salones, uno puede hablar de matar a gente “inútil” y, aun así, considerarse como alguien que pertenece a la “buena compañía”.

San Juan Pablo II, al escribir sobre el matrimonio y la familia, no evitó los asuntos difíciles. No solo en Familiaris Consortio, sino también como participante en el Consejo. Escribió sobre el esquema de Ecclesia in Mundo: “El capítulo ‘Sobre el matrimonio y la familia’ no parece estar completamente adaptado desde un punto de vista pastoral. No incluye todas las preguntas difíciles que las personas que viven en matrimonio nos hacen a los pastores, por lo que no estamos tratando de responderlas” (Acta Syn., Vol. IV, párr. III, pp. 242-243, no. 67). Juan Pablo II, como Papa de la Divina Misericordia, estaba convencido de que la misericordia no abandona al hombre caído, sino que lo levanta del pecado, devolviéndole su dignidad filial (cf. Dives in misericordia, n. 6). Esto también se aplica a los cónyuges que, como el hijo pródigo, viven con el sentimiento de haber perdido su dignidad de marido o mujer. También en sus vidas es posible volver “a la casa del Padre” y recuperar la dignidad que proviene del sacramento del matrimonio. Dios tampoco se ha rendido con ellos. En este contexto, es importante enfatizar que cuando el Papa Francisco canonizó a San Juan Pablo II, lo llamó “el Papa de la familia”.

A lo largo de su pontificado, san Juan Pablo II subrayó que “el hombre no puede vivir sin amor” (Redemptor Hominis, n. 10) y que “no puede entenderse plenamente a sí mismo sin Cristo” (Varsovia, 2 de junio del 1979).

Arzobispo Stanisław Gądecki 

Pierwszy raz na Wszystko Co Najważniejsze?

Aby nie ominąć istotnych tekstów, raz w tygodniu w niedzielę rano wysyłamy newsletter. Zapraszamy do zapisania się:

Magazyn idei "Wszystko Co Najważniejsze" oczekuje na Państwa w EMPIKach w całym kraju, w Księgarni Polskiej w Paryżu na Saint-Germain, naprawdę dobrych księgarniach w Polsce i ośrodkach polonijnych, a także w miejscach najważniejszych debat, dyskusji, kongresów i miejscach wykuwania idei.

Aktualne oraz wcześniejsze wydania dostępne są także wysyłkowo.

zamawiam