Abp Adam SZAL: La familia Ulma, un signo de los tiempos para el mundo moderno

La familia Ulma, un signo de los tiempos para el mundo moderno

Photo of Abp Adam SZAL

Abp Adam SZAL

Sacerdote católico romano polaco, doctor en teología, rector del Seminario Superior de Przemyśl de 1996 a 2001, obispo auxiliar de Przemyśl de 2000 a 2016, arzobispo metropolitano de Przemyśl desde 2016.

ver los textos de otros

.Han surgido diversas preguntas en relación con el proceso de beatificación de Józef y Wiktoria Ulma y sus siete hijos. ¿Por qué justo ahora se recuerda y se hace referencia al martirio de una familia polaca y a las actitudes evangélicas con las que vivía? ¿Por qué justo después de unas décadas, el caso de la muerte de los Ulma se ha convertido en objeto de una gran preocupación para la Iglesia y de esfuerzos por elevarlos a los altares?

Probablemente haya muchas respuestas a estas preguntas. Algunas se referirán al contexto histórico, otros al geopolítico. Para el creyente, el argumento más importante es sin duda el de la fe y el estímulo que de ella se deriva para leer los signos de los tiempos y la guía providencial del hombre contemporáneo por Dios mismo. Porque Dios instruye, exhorta e inspira a través de acontecimientos que deben “leerse” en el contexto de la historia de la redención, en la que se inscriben nuestra vida presente y el mundo contemporáneo. Dios no ha guardado silencio en el destino histórico del mundo. Por el contrario, a través de acontecimientos, personas, inspiraciones… nos da pistas sobre el mundo contemporáneo, que en muchos aspectos está en crisis. Incluso sin un análisis sociológico detallado, podemos ver el caos axiológico, el drama de las familias desintegradas o esclavizadas por las adicciones, los crecientes conflictos culturales o internacionales, la falta de respeto por la vida humana. Dar marcha atrás en el camino que conduce a la crisis o incluso al ocaso de la civilización europea occidental parece una empresa difícil, pero no imposible. Una reflexión más profunda sobre la familia y las diversas intervenciones formativas-educativas y jurídicas encaminada a la renovación y revalorización del mundo a través de los polifacéticos debates sociales pueden contribuir a su renacimiento. Son las familias basadas en los sólidos cimientos de la fe, la esperanza y el amor las que pueden influir en el alivio de los problemas contemporáneos.

Hace cien años, el santo polaco Józef Sebastian Pelczar, viendo los problemas del mundo que le rodeaba, señaló una forma importante de revitalizar la sociedad de su tiempo: reforzando la valoración de la familia. En una carta pastoral de 1920, escribió que “la familia es, por así decirlo, un templo vivo, la primera escuela de la vida. La familia es uno de los cimientos sobre los que se sostiene el edificio de la sociedad”. También animó a “todas las familias católicas a consagrarse al Sagrado Corazón de Jesús, con la convicción de que si esta consagración es sincera, eficaz y duradera, es decir, si todos los miembros de la familia viven piadosamente, cumplen fielmente los mandamientos de Dios y de la Iglesia, y especialmente si los padres educan a sus hijos de manera verdaderamente católica, todos ellos recibirán del Corazón de Jesús abundantes gracias, sobre todo ayuda ante las dificultades de la vida, consuelo en el sufrimiento, protección en la orfandad, esperanza en la muerte y salvación en la eternidad”.

***

Es razonable suponer que en las paredes de la casa de Józef y Wiktoria Ulma, según las costumbres de la época, se pudiera ver una imagen del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María. Así pues, la familia creció en un ambiente de fe, esperanza y amor. Siguiendo el ejemplo de Jesús, cuyo Corazón está abierto a todos los hombres, los Siervos de Dios acogieron a los judíos necesitados de ayuda. Este acto heroico, resultado de una educación basada en el mensaje evangélico del buen samaritano, les acarreó dramáticas consecuencias por parte de los ocupantes alemanes. El amor que tiene su fuente en el Corazón de Jesús superó los miedos, las ansiedades y los hizo nacer a una “nueva vida”.

Según el proceso de beatificación, los padres, junto con sus hijos, utilizaron los medios generalmente disponibles, ofrecidos por la Iglesia católica, para llevar una vida religiosa. Entre otras cosas, se distinguieron por acercarse a numerosas publicaciones religiosas, profundizar en los textos de las Santas Escrituras y disfrutar de una vida sacramental.

El Papa Francisco, durante su audiencia general del 28 de noviembre de 2018, exhortaba: “Que esta extensa Familia de Siervos de Dios en espera de beatificación sea un ejemplo para todos de fidelidad a Dios y a sus mandamientos, de amor al prójimo y de respeto a la dignidad humana”. Vivir según los principios dados por la Revelación Divina, cumplir los mandamientos del Decálogo y el mandamiento de amar al prójimo conduce a la apertura del corazón, especialmente hacia los rechazados, los despreciados, los enfermos.

Mirando a la familia Ulma, “santos en la normalidad”, leemos sus vidas en clave de signo de los tiempos y de una especie de mensaje de esperanza para el mundo moderno. Su vida familiar, enriquecida por la gracia de Dios, marcada por el amor, la alegría, la paz de espíritu, la paciencia, la amabilidad, la bondad, la fidelidad,la mansedumbre y el autocontrol (ver Ga 5,22-23), es hoy una exhortación a cada uno de nosotros para que, al perseguir nuestra vocación vital aparentemente gris, típica y predeterminada, nos esforcemos por realizar la vocación universal a la santidad.

La familia de Józef y Wiktoria Ulma inspira al hombre moderno a abrirse a la comunidad y al papel de la familia entendida como la unión de un hombre y una mujer, basada en el sacramento del matrimonio. Enseña la apertura y el respeto hacia la vida, aceptada siempre como un don, incluso en condiciones históricas o económicas difíciles. Józef y Wiktoria Ulma, a pesar de la guerra, las difíciles condiciones y las escasas oportunidades de mejorar su situación material, intentaron proporcionar a sus hijos unas condiciones de vida dignas, enseñarles a trabajar y a disfrutar de la vida gracias a lo que tenían y a lo que compartían con los demás. Se dieron cuenta de que la tierra es la madre que provee, que les proporcionaba alimentos a ellos y a quienes esperaban el pan producido por el agricultor polaco. Amaban la tierra polaca. Ambos cónyuges se mostraron abiertos a nuevas iniciativas sociales y religioso-culturales. Esta actitud fomenta nuestro compromiso con la comunidad local en la que vivimos y con las iniciativas que edifican la ciudadanía de nuestra patria.

.Al mencionar el “discurso” de Dios arraigado en un tiempo y una historia concretos, la Iglesia, mediante el acto de beatificación de la familia Ulma, quiere leer y comunicar la “voz” de Dios claramente interpretada y que nos anima a reflexionar sobre nuestras familias. Con la familia y a través de la familia, viviendo según los modelos evangélicos, se produce una auténtica transformación interior del ser humano, con la consiguiente transformación de los ambientes de trabajo, de las comunidades locales, de la nación. Un ejemplo destacado de ello sigue siendo la familia de los futuros beatos.

Adam Szal

Material protegido por los derechos de autor. Queda prohibida su distribución salvo permiso explícito de la editorial. 05/09/2023